Cada perla es un farol

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don BoscoTinieblas en la tierra
recorren sin cesar,
en tormentas y la guerra
es difícil caminar.

Sin embargo, lucecitas
se filtran al pasar
y se quedan suspendidas
ocupando su lugar.

Son las luces de María
que transita sin parar
con senderos en la tierra,
con estelas en la mar.

Madre, dueña y señora
dominio y presencia es ahora
de infinitos espacios
y eternos tiempos.

Zafiros reflejos del cielo
alumbran y marcan senderos,
diamantes, colores de luz,
derraman calor y salud.

El verde de la esperanza
titila y marca terreno,
el espacio de la esmeralda
ilumina lo propio y ajeno.

Rubíes color de la sangre
que cura, alumbra y redime
y envía rayos de amor
a lo burdo y lo sublime.

Ahí están perlas y gemas
coloreando el universo,
desde el cielo y en corona
de quien es reina y señora.

Son las luces de maría
que iluminan y encandilas,
que en la tierra son faroles,
son las guías de perdidos corazones.

Cada piedra es una flor
que embellece el corazón,
que ilumina los caminos
de la oscura humanidad.

Sus reflejos barren tinieblas,
los aromas alimentan las almas
con las luces de colores
que decoran y que calman.

Sos el faor que del cielo
iluminas los terrenos
y desciendes y nos guías
y nos muestras el camino.

Cada perla es un farol,
el que alumbra las parcelas,
que nos llena y nos libera
de las sombras y la niebla.

La corona de María
es la fuente de energía,
la que marca su poder,
la que manda con su Rey.

Con esas piedras preciosas
atiende a su Reino
que es celeste, que es eterno,
sin espacio y sin tiempo.

Cada piedra es una luz
con sus rayos y reflejos,
las que llegan y que inundan
a la tierra y al océano.

Y por todo el universo,
enredando sus senderos,
en los montes desde el cielo
nos protege con su anhelo.

En los mares, en montañas,
con sus valles y desiertos,
o en las selvas y en sabanas,
es la aurora de la tierra y del tiempo.

con el oro y su corona,
con su manto y su aliento,
con sus pies inmaculados
deja marcas, las señales del momento.

Son sus luces las que indican
las que guían, las que alumbran,
las que hacen la penumbra
esperanza de lo humano y su alimento.

Son los faros,
los faroles del terreno,
cada piedra es una luz
que refleja desde el cielo.

Cada perla es un farol
un milagro, una flor,
todas juntas son corona
de la Reina y Señora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: