Novena a María Auxiliadora: Día 09. El llanto de Don Bosco

EL LLANTO DE DON BOSCO

El llanto de Don Bosco fue el 15 de mayo de 1887. Un día antes, la Basílica fue consagrada, y Don Bosco deseaba celebrar la Eucaristía en el altar de la Virgen.

Una vez que inició emocionado la celebración, Don Bosco comenzó a llorar y llorar. Los que lo acompañaron estaban preocupados. Al final de la celebración P. Miglietta, su secretario, le dijo: ¿Don Bosco le pasa algo? ¿Se siente mal? ¿Está enfermo?

Y Don Bosco le respondió: “He pensado en el sueño de los nueve años, veía a mi madre, a mi familia, decir cosas sobre el sueño.

Hoy veo claramente lo que la Virgen me dijo – “A su tiempo lo comprenderás todo”. Don Bosco se sentía emocionado de la misión realizada durante toda su vida, hablaba de cómo Don Bosco veía a la Virgen que la había acompañado toda su vida, cómo ella hizo todo, y nosotros podemos decir junto a Él: ¡valió la pena!

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don Bosco, NovenaREFLEXIONES DEL RECTOR MAYOR

Traigo en mi corazón algunos sueños.

Sueño con una Familia Salesiana de hombres y mujeres felices. Sueño con una familia salesiana y una Congregación llena de Dios, con mujeres y hombres que viven de una profunda fe.

Sueño con una Familia Salesiana donde los muchachos y las muchachas, los jóvenes y especialmente los más necesitados y los más pobres y explotados son nuestra prioridad y están en nuestro corazón. Sueño con una Familia Salesiana que vive la alegría del Evangelio. Sueño con una Familia Salesiana y una Congregación, siempre misionera, como quería Don Bosco.

Finalmente, sueño con una Familia Salesiana capaz de ser fiel hoy a aquello que el Espíritu Santo nos pide en el Carisma Salesiano, en el carisma de Don Bosco.

ORACIÓN

¡Oh María, Virgen poderosa grande e ilustre defensora de la iglesia!

Oh María, Auxilio de los Cristianos, grandiosa como un ejército.

Tú nos donas el sol que vence las tinieblas. Tú estás en la angustia y en las luchas de la vida. Tú estás en los peligros, defiéndenos de los enemigos.

Tú estás en la hora de la muerte, acógenos a las almas en el Paraíso. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: