Novena a María Auxiliadora: Día 07. Bajo el manto de la Virgen

BAJO EL MANTO DE LA VIRGEN

El 21 de septiembre de 1880, mientras en Francia se infligía la persecución contra las Órdenes y las Congregaciones religiosas y los miembros de varias Órdenes habían sido expulsados, a quienes le preguntaron si los salesianos iban a ser expulsados, Don Bosco respondió: “¡No! ¡No! ¡No!”.

Al director de Marsella le había escrito: “No tengas miedo: tendrás problemas, molestias, disturbios, pero no te echarán”.

En la fiesta de la Natividad de María tuvo un sueño, y lo contó: «Me vi delante de la SS. Virgen colocada en lo alto, tal como está en la cúpula de María Auxiliadora.

Tenía un gran manto que se extendía a su alrededor y se formaba como un gran salón; y allí vi todas nuestras casas de Francia. La Virgen miraba con ojos sonrientes todas las casas. Cuando de pronto se desata una horrible tormenta, o más bien un terremoto con rayos, granizo, horribles monstruos de todas formas y figuras, disparos, cañonazos, que llenaron de miedo.

Todos estos monstruos, relámpagos y disparos, se volvieron contra nosotros que estábamos bajo el manto de María; pero nadie que se encontraba bajo una potente defensora sufrió daño. Todos los dardos que llegaban a la capa de Ella, caían sin hacer daño. La Santísima Virgen, en un mar de luz, con una cara radiante y una sonrisa de paraíso, decía muchas veces: Ego diligentes me diligo (Yo amo a quien me ama). Poco a poco, cesó la tormenta y ninguno fue víctima, de esa tormenta o del terremoto o la tempestad o lo que se desee llamar.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don Bosco, NovenaREFLEXIONES DEL RECTOR MAYOR

Es muy hermoso en esta narración cuando vemos a la Virgen llena de luz y con una hermosa sonrisa que dice: “Yo amo a los que me aman”.

Los salesianos de Francia recibieron una carta de Don Bosco en la que le decía que no tuviesen miedo y ellos respondieron: “Pero Don Bosco, ¿Cómo haces para estar tranquilo entre tantas dificultades?

Y Don Bosco les responde: “Nuestra Señora siempre responde a nuestro afecto y puedo asegurarles que si la Congregación continúa siendo devota y fiel las obras salesianas nunca tendrán graves dificultades”.

TESTIMONIO

P. Pier Jabloyan,

Mi nombre es Padre Pier Jabloyan, soy salesiano de la Siria y soy de la Inspectoría de Medio Oriente y actualmente estoy en la ciudad de Alepo, donde trabajo como director de la comunidad.

En Siria, tenemos mucho que contarles sobre la presencia de la Virgen en nuestras vidas.

De una manera especial, durante la guerra en la que vivimos en Alepo y que todavía sigue en toda Siria, muchas veces hemos sentido la presencia de la Virgen, especialmente en los días más difíciles. En los días más oscuros. De manera especial cuando realizábamos las actividades con los muchachos, en condiciones muy difíciles. Varias veces han caído cohetes, proyectiles de mortero, y balas entre los muchachos y cerca del oratorio.

Nuestra obra ha sido golpeada varias veces, pero con la ayuda y la invocación a la Virgen nos hemos salvado. Oramos con todos los muchachos e invocamos su protección. Es verdad lo que dice Don Bosco, que cada joven, cada niño, cada persona que viene a la obra es acompañado por la Virgen y protegido por su manto. Lo que digo no es en sentido figurado, sino que realmente es verdad: quien confía en el Señor y pide la ayuda de María está siempre protegido.

Como dice el Salmo 90, que rezamos todos los domingos, “miles caerán a un lado, pero a ti nada te pasará…” Hemos vivido esto y podemos decirlo al mundo entero y de manera especial a todo el mundo salesiano: ¡Qué la Virgen es nuestra protectora!

Elevamos nuestra oración a la Virgen con el título de Auxiliadora de los cristianos, ayuda de los cristianos, invocando la paz para todo el mundo y de manera especial para todas las personas que sufren las consecuencias de la guerra.

ORACIÓN

Como niños en los brazos de su madre, así estamos cerca de Ti Madre, bajo tu manto, María, Madre Nuestra, Auxiliadora de los Cristianos.

Hoy más que nunca necesitamos tu dulce y fuerte protección en medio del ajetreo y el bullicio de nuestra época.

Como Don Bosco nos pide, con firme convicción y toda la intensidad de nuestro corazón, la Familia Salesiana reafirma el amor vivo, la devoción incondicional y la confianza absoluta en Ti. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: