Novena a María Auxiliadora: Día 04. Una estupenda y una iglesia muy grande

UNA ESTUPENDA Y UNA IGLESIA MUY GRANDE

En el sueño de 1844, la Virgen no se apareció a Don Bosco como una Señora, sino como una simpática Pastora que lo invita a caminar y caminar. Cuando don Bosco quiere pararse para descansar, la Pastora, implacable, le obliga a continuar el camino.

Narra Don Bosco: “Yo quería irme, pero la Pastora me invitó a mirar al mediodía. Miré y vi un campo sembrado de hortalizas.

“Mira de nuevo” me dijo. Miré de nuevo y vi una estupenda y alta iglesia. En el interior de aquella iglesia estaban escritas en grandes letras: HIC DOMUS MEA, INDE GLORIA MEA (Esta es mi casa, de aquí saldrá mi gloria).

Continuando en el sueño, le quise preguntar a la Pastora que significaba todo aquello.
“Lo entenderás todo – me respondió – cuando tus ojos materiales vean realizado cuanto ahora ves con los ojos de la mente”.

En un nuevo sueño que tuve el año siguiente, la Pastora se presenta a Don Bosco de nuevo en forma de Señora que le hace ver una nueva etapa de su Oratorio: un simples prado (será el prado “Filippi”); después finalmente la sede estable más al Norte (Valdocco).

Escuchemos a don Bosco:
“Entonces aquella Señora me dijo: “Observa”. Yo, mirando, vi una iglesia pequeña y baja (la futura capilla Pinardi), un poco de patio y un gran número de jóvenes.

Pero volviéndose esta iglesia pequeña, me dirigí de nuevo a Ella, y Ella me hizo ver otra iglesia mucho más grande con una casa al lado (la iglesia de san Francisco de Sales y la casa Pinardi).

Después me llevó delante de la fachada de le segunda iglesia, e indicándome un terreno cultivado, añadió: “En este lugar, donde los gloriosos mártires de Turín Adventor y Octavio han sufrido el martirio, sobre sobre estas piedras marcadas y santificadas por su sangre, yo quiero que Dios sea honrado en modo especialísimo. (de un modo muy especial).

Mientras decía esto un pie se posaba sobre el lugar donde fue el martirio, y me lo indicó con precisión.

Parroquia Espíritu Santo, Las Charcas, Salesiano, María Auxiliadora, Virgen Auxiliadora, Virgen de Don Bosco, NovenaREFLEXIONES DEL RECTOR MAYOR

Nótese que las tres iglesias del sueño – que se pueden admirar todavía hoy – no existían todavía y que don Bosco no conocía ni siquiera el terreno sobre el cuál se construirían.

En el sueño, María precisa también cómo debe ser la Basílica: un lugar donde Dios debe ser honrado de modo muy especial.

Por encima del cuadro que todos conocen, en la Basílica, aparece tímidamente una representación tradicional de Dios Padre. No debemos nunca olvidar que la casa de María es, antes de todo, casa de Dios.

TESTIMONIO

P. Bruno Ferrero

La Basílica de María Auxiliadora que está aquí detrás de mí, está íntimamente ligada a los sueños de don Bosco. Probablemente no existiría si no hubieran existido los sueños de Don Bosco.

Cada ladrillo, cada excavación, todo lo que se ha hecho en esta iglesia es el fruto de un milagro de la Virgen y de tantos pasos, de tantas manos extendidas, de Don Bosco. Solo un ejemplo: cuando de debería de hacer la cúpula eran necesarios inmediatamente -de lo contrario el capataz y la empresa entera habrían dejado de trabajar – 4000 liras, que era una gran suma.

Don Bosco no tenía absolutamente nada. Entonces, sobre la cúpula, Don Bosco dijo: “aquí tenemos que hacer en modo tal que no llueva dentro durante el invierno. En lugar de la cúpula, haremos un pequeño techo”. Imagínate, nadie quería el techo. Todos pensaban en el plan, que era de una bella cúpula.

“Una iglesia así grande exige una bella cúpula”. Y todos se mortificaban, pero Don Bosco no tenía dinero. Entonces le dijo a dos de los suyos: “Bien, ustedes vayan y pidan a ver si se encuentra alguna cosa”. Estos dos jóvenes; uno era Don Rúa y el otro era un Salesiano Coadjutor. Y buscaron, buscaron, y al final, a mediodía, regresaron con pocas liras en mano.

Se las dieron a Don Bosco y Don Bosco, que nunca perdía la calma. Dijo: “bueno… después de comer intento yo, veremos qué puedo hacer”.

Pero no sabía absolutamente dónde ir y entonces empezó después de comer a caminar poco a poco y se encontró, lo dije el, “sin saber por qué había llegado, a Porta Nova”.

Y estaba allí parado cuando llega un criado de un señor todo fatigado y le dice: “¿Usted es don Bosco?” “Sí”, le dijo – “Mi patrón tiene necesidad de una bendición urgente porque se está muriendo”. Cuando ve a Don Bosco, dice con voz débil: “Ah! Me tengo que ir. Llegó la hora también para mí.

Y dice don Bosco: “No, no, no. No es todavía el momento. Necesito un grande favor. Hagamos un pacto. Si la Virgen le cura inmediatamente, usted ¿qué está dispuesto a hacer?” Naturalmente, en las condiciones en las que se encontraba, el buen comendador Cotta prometió en grande y dijo: “Le llevaré 2000 liras todos los meses”.

Y Don Bosco dijo: “Sí, pero ¡necesito 4000 ahora mismo! Es mejor que usted me los dé porque tengo en casa el constructor de la empresa que me está esperando”.

“Y como hago – dijo – yo estoy aquí prácticamente muerto” dijo el comendador. “No, no, no. ¡Vámonos! No llegó todavía la hora. Vamos antes que cierren los bancos”.

Y puesto allí Don Bosco, le ayuda a vestirse, lo lleva bajo el brazo, con su esposa y todos los parientes que estaban horrorizados. Dijo “Pero ¡no, no! No se puede mover. Hace meses que no se mueve”.

Pero, poco a poco, con Don Bosco fueron al Banco, recogen el dinero y cuando de nuevo Don Bosco vuelve a Valdocco puede dar a la mano extendida del empresario que estaba allí con la cara sombría, las 4000 liras. Y así existe la cúpula.

Y todo fue hecho así. Hace 150 años se ha podido construir, bendecir esta casa de María. La quiso Ella y es Ella la continúa haciendo caminar hacia delante y haciendo florecer las basílicas, las iglesias en honor a María Auxiliadora en el mundo.

ORACIÓN

María Santísima Auxiliadora, has construido una casa en medio de nosotros. Aquí quieres que Dio sea honrado en modo muy especial. Ayúdanos a llevar el peso de esta responsabilidad en medio de los jóvenes que encontramos para que sientan la presencia de Dios, el abrazo de nuestro afecto y de nuestra dedicación a ellos, con toda la alegría de una vida realizada. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: