Santoral

03 de julio: Santo Tomás

Santo del Dia, Santoral, Parroquia Espíritu Santo, Las CharcasSanto Tomás
Fue uno de los apóstoles elegidos por Jesús. Le llamaban el Mellizo. Los Evangelios lo nombran emparejado con Mateo (21 de septiembre) y una vez con Felipe (11 de mayo). Se nota que tenía una cierta familiaridad y amistad con ellos dos.

Tomás demuestra su fidelidad a Jesús en momentos especiales: uno de ellos es cuando Jesús anuncia que quiere volver a Judea para estar con su amigo Lázaro y algunos apóstoles le recuerdan que allí es muy mal recibido. Pero como la decisión está tomada es Santo Tomás quien anima a todos: “Vamos también nosotros a morir con él”. ¡Muy bien por Tomás!.

Otro día escuchando un sermón de Jesús que parece una despedida, una afirmación del Señor llega a Tomás por sorpresa. Y es que Jesús le responde con una frase que nos llena a todos de tranquilidad: “Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida”. Aquí está resumida toda la vida del cristiano.

Pero la gran intervención de Santo Tomás fue después de la resurrección de Jesús. Es estupenda. Ahora verás. Los apóstoles estaban reunidos cuando Jesús resucitado se les apareción, pero Tomás no estaba con ellos. Así que cuando llegó todos le contaron lo sucedido. Aunque sabía, porque Jesús lo había dicho, que el Maestro tenía que resucitar, no podía creer semejante maravilla. Le hubiera gustado mucho que sucediera, pero no podía ser. Por eso puso unas condiciones muy duras para creerlo: “Si no meto mis dedos en las heridas de las manos y no meto mi mano en la herida del costado, no creeré”.

A los ocho días, estaban todos los apóstoles reunidos, y Tomas también. Entonces llegó Jesús se puso en medio y dijo a Tomás: “Trae tu dedo, Tomás, y mételo aquí, trae tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino creyente”. Y Tomás, completamente convencido de lo que veía, exclamó: “Señor mío y Dios mío”. Pasó de ver a Jesús a quien había seguido durante aquellos años, a creer que Él era Dios.

Una bonita lección de fe que nos dio a todos. Gracias a Tomás sabemos más claramente de quien nos fiamos y más aún cuando Jesús le dice: “Tomás, ¿porqué me has visto has creído? Dichosos los que creerán en mí sin haberme visto”. Y esos somos nosotros.

Según las Actas de Santo Tomás, predicó en Siria, Persia y la India, donde padeció el martirio en Calamina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s