Un mes con Domingo Savio – Día 25: “¿Cómo era Domingo Savio?”

Santo Domingo Savio, Domingo Savio, Salesiano, Salesianos, Santidad SalesianaEl padre Rodolfo Fierro Torre, en su biografía sobre Domingo Savio, escribe: “¿Sabéis lo que es la grafología? Es un arte que examina la escritura de una persona y trata de adivinar, a través de ella, los sentimientos, el carácter de dicha persona. Para algunos es una especie de charlatanería. Para otros una cosa muy seria; algo casi infalible”.

A cuatro grafólogos: uno de Roma, otro de Milán, otro de Parma y otro de París, se les llevó un escrito de Domingo Savio. Ninguno sabía que se le hubiera enviado a los otros tres. Igualmente los cuatro ignoraban de quién era aquella letra y quién fuese Domingo Savio.

Pues bien, los cuatro, variando en algunas particularidades concuerdan en ver en él estos rasgos. Una fuerte personalidad, una alta moralidad, mucha capacidad de esfuerzo y de disciplina, un temperamento meditativo, rica fantasía. Sentimiento refinadísimo, muy afectivo y muy sensible. Pero de gran timidez.

Su profesor el padre Juan Bautista Francesia escribió de él lo siguiente: “Domingo era alto y delgado. Todos los miembros de su cuerpo estaban perfectamente formados y armonizaban exquisitamente entre sí. La frente espaciosa. La cabellera suave y no cuidada con artificios, pero limpia y arreglada. Sus ojos plácidos, vivos, penetrantes, irradiaban como un espejo el ornamento interno del corazón. Por naturaleza hablaba poco, muy inclinado a escuchar, aunque tenía una conversación agradable y fácil”.

En la clase era modesto y diligente y se ganaba fácilmente la atención y el cariño de todos.

PALABRAS DE DOMINGO SAVIO

Jesús y María, sed siempre mis amigos.

PISTAS DE REFLEXIÓN

Enla vida sufriremos muchas tentaciones y tendremos muchísimas oportunidades de caer en pecado, ¿estás listo para vencerlas y mantenerte firme en tu entrega a Dios?

Recuerda que la oración es la mejor herramienta para alejarnos del maligno y acercarnos al Señor.

ORACIÓN

Tú que fuiste un santo desde tu nacimiento y supiste siempre entregarte al Señor sin miedo, ayúdame a que yo también me entregue a Él y deposite en sus manos mi confianza absoluta. Guíame, Domingo, para que mis pasos me conduzcan por buenos caminos; para que pueda descubrir que en la alegría se encuentra la santidad y que, con amabilidad y amor, debo hacerlo todo en nombre de Dios.

Domingo, se siempre mi modelo a seguir y que mi única preocupación sea no pecar, para que así, con mis actos pueda agradar al Señor y honrarlo con mi vida entera para que, al final de la misma pueda como tú alcanzar la santidad. Amén.

Santo Domingo Savio, ayúdame a ser como tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: