Un mes con Domingo Savio – Día 01: “Nacimiento y Bautizo de Domingo”

Santo Domingo Savio, Domingo Savio, Salesiano, Salesianos, Santidad SalesianaUn mes con Domingo Savio – Día 01: “Nacimiento y Bautizo de Domingo”

En el año 1841, hallándose los buenos esposos en gran penuria y sin trabajo, fueron a vivir a Riva, a unos cinco kilómetros de Chieri, donde Carlos trabajó en el oficio de herrero que de joven había aprendido. Mientras vivían en este lugar , Dios bendijo su unión concediéndoles un hijo que había de ser su consuelo.

En Riva de Chieri, en la humilde casita de los esposos Carlos y Brígida; él, trabajaba en el oficio de herrero, mismo que había aprendido de joven mientras que ella se dedicaba a los quehaceres de la casa.

Aquella noche era muy diferente a las demás; la luz de la casita había permanecido encendida. Los amigos y familiares entraban y salían.

-¡”Ya verás, todo saldrá bien”!, le decía Carlos mientras con cariño le apretaba la mano.
“Sí, Carlos, así lo espero. Le he rezado mucho a la Virgen. Debe oírme. Se lo consagraré a Ella”.

Las horas pasaban lentamente. Amaneció el día 2 de abril. Era sábado. Carlos entra y sale del cuarto. Está nervioso. A las nueve de la mañana de aquel 2 de abril de 1842 Brígida daba a luz un niño.

El grito del recién nacido ahogó las lágrimas de alegría de una madre feliz. Había nacido Domingo Savio. Ese mismo día hacia el atardecer, Carlos y Brígida bautizaron al niño. Como a su abuelo, lo llamaron Domingo, en aquel momento parecía una elección muy normal, sin embargo, para aquel niño recién nacido, sería algo muy importante más adelante.

PALABRAS DE DOMINGO SAVIO

¡Quiero ser Santo!

PISTAS DE REFLEXIÓN

¿Has pensado en todas las bendiciones que Dios te da cada día?

Podrías consagrarte a María Santísima Auxiliadora, tal como su mamá hizo con Domingo al nacer, y verás como ella te guía por buenos caminos.

ORACIÓN

Tú que fuiste un santo desde tu nacimiento y supiste siempre entregarte al Señor sin miedo, ayúdame a que yo también me entregue a Él y deposite en sus manos mi confianza absoluta. Guíame, Domingo, para que mis pasos me conduzcan por buenos caminos; para que pueda descubrir que en la alegría se encuentra la santidad y que, con amabilidad y amor, debo hacerlo todo en nombre de Dios.

Domingo, se siempre mi modelo a seguir y que mi única preocupación sea no pecar, para que así, con mis actos pueda agradar al Señor y honrarlo con mi vida entera para que, al final de la misma pueda como tú alcanzar la santidad. Amén.

Santo Domingo Savio, ayúdame a ser como tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: