Tercer Domingo de Adviento

Adviento, Rezo, Las CharcasReunida la familia, se encienden las candelas del primer domingo, la del segundo y la del tercer domingo.

Inicio

Hermanos: a medida que avanza el Adviento y crece nuestra expectativa por un encuentro más intenso con Jesús, la Palabra de Dios, se hace más vital y concreta.

El Cristo de la Fe es un Cristo viviente en cada uno de nosotros y en la comunidad. Un Cristo dinámico, activo impulsado por la fuerza del espíritu, que siembra la semilla de un trigo que debe rendir el ciento por uno.

Invocación

Nuestro auxilio es el nombre del Señor
Que hizo el cielo y la tierra.

Señal de la Cruz

Oración

Señor vuelve tu rostro hacia nosotros y ven a salvarnos, para que al celebrar el nacimiento de Jesucristo, nos sintamos atraídos por la vida nueva que Él nos ofrece, y dejemos las viejas costumbres del pecado, en que hemos vivido. Por nuesrto Señor Jesucristo. Amén.

Hermanos: preguntémonos si nuestra fe está inserta en la realidad que nos toca vivir y si da frutos de justicia y de amor.

Porque a veecs somos reacios a dejarnos llevar por la fuerza del espíritu,
Señor, ten piedad.

Por el desconocimiento que tenemos los cristianos, de Cristo y de su Evangelio,
Señor, ten piedad.

Porque pretendemos interpretar la Palabra de Dios a nuestra conveniencia,
Señor, ten piedad.

Por la responsabilidad que tenemos en la mentira, la injusticia y las divisiones de nuestra sociedad,
Señor, ten piedad.

Señor, purifícanos con la fuerza de tu Palabra para que seamos dóciles a lo que Tú quieres de nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Lectura del Santo Evangelio según san Mateo (11, 2-11)

En aquel tiempo, Juan, que había oído hablar en la cárcel de las obras del Mesías, envió a sus discípulos a preguntarle: “¿Eres tú quien tenía que venir, o debemos esperar a otro?”.

Jesús les respondió: “Vayan y cuenten a Juan lo que están oyendo y observando: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la buena noticia. ¡Y dichoso aquel que no se sienta defraudado por mí!

Cuando se fueron, Jesús se puso a hablar de Juan a la gente: “¿Qué salieron a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento?

Pues ¿qué salieron a ver? ¿Un hombre lujosamente vestido? Los que visten con lujo están en los palacios de los reyes.

Pero entonces ¿qué salieron a ver? ¿Un profeta?

Sí, y les aseguro que más que un profeta. Este es de quien está escrito: Yo envío mi mensajero por delante de ti; él te irá preparando el camino.

Les aseguro que no ha surgido entre los hombres nadie mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos, es mayor que él.

Palabra del Señor.

Meditación

Juan rea la voz, pero el Señor es la Palabra que existe desde el principio. Juan era una voz provisional; Cristo, desde el principio, era la Palabra Eterna.

Y precisamente, porque resulta difícil distinguir la Palabra de la voz, tomaron a Juan por el Mesías. La voz fue confundida con la Palabra: pero la voz se reconoció a sí misma, para no ofender a la Palabra.

“No soy -dijo- el Mesías, ni Elías, ni el Profeta”.

“Yo soy la voz que clama en el desierto: Preparad el camino al Señor”.

¿Qué quiere decir “preparad el camino”, sino suplicad debidamente?

¿Qué quiere decir “preparad el camino”, sino pensad con humildad?

Cristo, Tú que has de venir al mundo, ten piedad de nosotros.

Oración comunitaria

Hermanos, roguemos a Dios, para que esta comunidad cristiana aquí reunida sepa asumir todas sus responsabilidades en este momento histórico que nos corresponde vivir.

Para que, como Iglesia, prediquemos más con hechos que con palabras,
Ven, Señor Jesús.

Para que, seamos sinceros en nuestros cuestionamientos,
Ven, Señor Jesús.

Para que, cada uno sepa descubrir la parte de responsabilidad que nos toca en la construcción de un mundo mejor,
Ven, Señor Jesús.

Para que nuestro corazón permanezca abierto a la voz del Espíritu,
Ven, Señor Jesús.

Para que vivamos nuestro cristianismo con alegría y dinamismo,
Ven, Señor Jesús.

Oremos ahora por la confianza de sentirnos hijos de Dios.

Rezar un Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Señal de la Cruz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: